Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


GUIA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA 

I Trimestre de 2008 - "El discipulado" 

Lección 13 

Modelos de discipulado 

MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO 
El sábado enseñaré... 

Texto Clave: Marcos 1 :40-45 
Enseña a tu clase a: 

1 . Saber que Jesús es el modelo de compasión. 

2. Sentir la compasión que sintió Jesús por los despreciados. 

3. Hacer nuestra la compasión de Jesús hacia todos. 

Bosquejo de la Lección 

I. Saber: Jesús, el modelo de compasión 

A. Jesús fue "movido a compasión" [NVI] por el pedido de sanidad del leproso. En 
griego, la palabra compasión significa alguien conmovido profundamente en 
su ser. ¿Qué acciones de Jesús nos indican lo que significa esta clase de 
compasión? 

B. Marcos usa la palabra "movido" para describir la compasión que sintió Jesús, 
pasando del amor a la acción, que fluyó de él en un toque sanador. ¿Por qué 
la verdadera compasión, que comienza como un sentimiento, termina en una 
acción? Inversamente, ¿porqué debe cada acción surgir del amor? 

II. Sentir; El discipulado y la compasión 

A. ¿Qué le dijo Jesús al leproso antes de tocarlo? ¿Qué nos revela su disposición 
y su voluntad acerca de la necesidad de estar listos para ayudar a otros que 
vienen a nosotros? 

B. Jesús no necesitaba tocar al leproso para sanarlo. Él sanó a otros a la distan- 
cia. ¿Por qué el toque fue tan importante en este caso? ¿Qué nos enseña esto 
acerca de la importancia del contacto humano, y de tratar a los que ayudamos 
con dignidad y respeto? 

III. Hacer: Seguir el Modelo 

A. ¿De qué modo la compasión -ya sea ayudando a alguien, o recibiendo la 
compasión- afectó tu vida? 

B. ¿Qué nos dice el ejemplo de Jesús acerca del trato con los demás? 

C. ¿De qué modo podemos transformar la compasión en acción? 

Resumen 

Ser un discípulo de Jesús significa vivir su vida de compasión 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentaríos_EscuelaSabatica 



Ciclo natural de aprendizaje 



La mejor manera de enseñar esta lección es presentar el tema de cada día como una 
actitud o práctica importante que Jesús llevó a su ministerio, hasta el punto de dar for- 
ma al adiestramiento de los discípulos. Después de estudiar todo un trimestre acerca 
del discipulado, puede ser un buen momento para recordar a tu clase que ser un discí- 
pulo no es sencillamente una decisión única, hecha de una vez por todas, de creer en 
Jesús, sino que es un compromiso durante toda la vida de seguirlo a él. Las actitudes y 
las prácticas del discipulado deben recordarse, renovarse y practicarse durante toda la 
vida. La compasión y el perdón, la búsqueda de los marginados, incluyendo a los exi- 
liados, animar la diversidad y la aceptación, participar en la obra del ministerio y de la 
oración: ninguna de ellas resulta en forma automática en ocasión de la conversión. Ca- 
da una requiere intención, disciplina y un examen propio durante toda la vida. 

Considera: El filósofo griego Sócrates declaró: "La vida sin examinar no vale la pena 
vivirla". ¿Cómo podemos ayudar a los cristianos a estar dispuestos a examinar sus vi- 
das a fin de ir más allá de las profesiones sencillas de creencia y listas de doctrinas, a 
vivir realmente y a actuar como Cristo? 




Comentario de la Biblia 



I. Compasión y perdón 

La palabra griega usada en IVIateo 14:14 y en otras partes, con respecto a la compasión 
de Jesús, se origina en la palabra para entrañas u órganos (spiánjná). En la forma en 
que se usa acerca de los sentimientos de Jesús (spianjnísomai), significa literalmente 
que sus órganos estaban convulsionados por lo que veía, que estaba conmovido emo- 
cionalmente en forma tan profunda como para tener síntomas físicos. Esto, entonces, 
no es una lástima casual, o sacudir la cabeza o hacer un chasquido con la lengua, y 
seguir caminando, sino una experiencia que retuerce el vientre con empatia y amor, 
que impulsaba a Jesús a ayudar. 



Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentaríos_EscuelaSabatica 



II. Los marginados y los excluidos 

Aunque Mahatma Gandhi no era cristiano, una vez aconsejó a algunos misioneros cris- 
tianos con respecto a su actitud hacia los pobres y los marginados: "Sería de poco con- 
suelo para el mundo si tuviera que depender de un Dios histórico que murió hace dos 
mil años. No prediquen, entonces, el Dios de la historia, sino muéstrenlo cómo él vive 
hoy por medio de ustedes... Es mejor permitir que nuestras vidas hablen por nosotros 
que no nuestras palabras". 

Considera: Nosotros, como adventistas, tenemos varias enseñanzas distintivamente 
nuestras que presentar al mundo. ¿Hablan nuestras vidas tan claramente como nues- 
tras palabras? 



III. Diversidad y discriminación 

(Lee Hechos 17:24-26). 

"Este poner a un Dios en paralelo con una especie implica que los 'muchos' que física- 
mente descendieron de padres comunes [...] comparten una sensibilidad religiosa in- 
herente, sea que este Dios sea reconocido o no". 

Considera: ¿Estás de acuerdo con esta declaración? Si es así, ¿cuáles son las impli- 
caciones de nuestro compartir una "sensibilidad religiosa común" con los musulmanes, 
los budistas, y aun con los ateos, que no reconocen al Dios cristiano? (Comparar con 
Romanos 1:18-20). 



Considera: ¿De qué modo el que seas un actor en el "teatro de su gracia" te equipa 
para ayudar a tu pastor a difundir el evangelio? 



V. El factor de la oración 

Jesús tuvo solo unos tres años para realizar las actividades más importantes que cual- 
quiera haya hecho alguna vez en la historia del mundo. Uno supondría que esa perso- 
na trabajaría continuamente para realizar todo lo que se esperaba de él. No obstante, lo 
notable acerca de Jesús (como se ilustró apropiadamente en los textos de esta lección) 
es que, cuanto más ocupado estaba, más pesadas eran sus responsabilidades, mayo- 
res las decisiones que afrontar, lo más probable era que tomara más tiempo para orar. 

Considera: Cuando afrontas una decisión muy grande o una crisis, ¿cuan probable es 
que pases un período de reflexión y contemplación en oración, preparándote para ella? 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentaríos_EscuelaSabatica 



Paso 3 

¡Practica! 



Tal vez, tu clase de Escuela Sabática podría ser el catalizador para incorporar las acti- 
tudes y las prácticas del discipulado en la vida de tu iglesia. Considera las siguientes 
ideas, e intenta interesar a tu clase en realizar una de ellas. 

♦ Busca a tu alrededor personas de tu congregación que no se destacan de la multi- 
tud. Haz un plan para que los miembros de tu clase se encuentren con ellas. Orga- 
niza un almuerzo (tal vez a la canasta) para personas que rara vez otros les han 
prestado atención. (Por supuesto, esto tiene que hacerse con diplomacia y cuida- 
do). 

♦ Pregúntale a tu pastor o a un anciano si tu clase puede hacer un plan de celebrar 
un "Sábado de diversidad". Pueden invitar a alguien de un trasfondo étnico o na- 
cional diferente a hablarles a ustedes. O entrevista a un inmigrante, o a una perso- 
na minusválida, para descubrir cómo se siente ser diferente de la mayoría de los 
demás en la cultura. 

♦ Entrevista a un pastor acerca de compartir responsabilidades ministeriales con lai- 
cos. ¿En qué áreas de su trabajo estaría dispuesto a recibir ayuda? ¿Estaría él 
dispuesto a adiestrar a las personas en esas áreas? Pregúntale al pastor si los 
miembros de la clase podrían unirse con él para visitar a los enfermos en el hospi- 
tal o a los que no pueden salir de sus casas, por ejemplo, o acompañarlo mientras 
da un estudio bíblico a una persona. 

♦ Organiza a tu clase como un equipo de oración, para orar por un evento específico 
en la vida de tu congregación (una campaña de evangelización, un evento de la 
escuela de iglesia, un viaje misionero), o por una persona específica (una persona 
necesitada o enferma, un misionero, un obrero de la iglesia). Varias semanas más 
tarde, evalúen la experiencia. ¿Produjo la oración alguna diferencia? 




Es un hecho triste el que nosotros, los cristianos, no hemos actuado tan bien como de- 
biéramos en cualesquiera de las actitudes y las prácticas destacadas en la lección de 
esta semana. Históricamente, los cristianos han sido tristemente discriminatorios y ex- 
cluyentes. Algunas congregaciones no parecen mejores en el perdón y la compasión, 
aun los unos a los otros, que los no cristianos. La obra del ministerio, en la mayoría de 
las iglesias, queda casi enteramente a cargo de los clérigos profesionales. Y estamos 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentaríos_EscuelaSabatica 



inclinados a actuar primero y a orar después. En resumen, la forma en que los cristia- 
nos "hacemos iglesia" parece militar contra la clase de discipulado que Jesús impulsó. 
Estos problemas deben ser corregidos cuidadosa y deliberadamente, si hemos de tener 
éxito en hacer discípulos. 

¿Por qué, aunque hemos aceptado alegremente a Jesús, hemos hecho muy poco en 
las tareas del discipulado? Aunque podamos afirmar Juan 3:16, si nuestro cristianismo 
no va más allá de decir que creemos en Jesús -si no lo respaldamos con nuestras cre- 
encias y con un discipulado compasivo, lleno de oración y participativo-, nuestra profe- 
sión de fe es relativamente sin importancia. Santiago observa correctamente que no 
puedes divorciar la fe de las acciones: "Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno 
dice que tiene fe, y no tiene obras? [...] La fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma" 
(Santiago 2:1 4, 17). 



Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentaríos_EscuelaSabatica